LA RINOPLASTIA, EL PROCEDIMIENTO POR EXCELENCIA PARA MEJORAR EL ASPECTO Y FUNCIÓN DE SU NARIZ.

Actualizado: jun 21

Quizá una de las cirugías o procedimientos cosméticos y funcionales más buscados, hoy en día, para mejorar el aspecto general del rostro, en específico de la región central de la cara, es la cirugía de nariz, conocida en el ámbito médico como rinoplastia o rinoseptoplastía, términos que, en muchos casos, se pueden intercambiar, ya que tanto la búsqueda de la función como el cambio estético, van de la mano.


La intención con estos procedimientos es el de buscar, mediante diferentes técnicas, la modificación interna de la estructura de cartílagos y tejidos de la nariz, para corregir defectos que obstruyan, completa o parcialmente, el paso del aire y, al mismo tiempo, lograr un cambio externo (de la forma de la nariz), para conseguir una mejoría en el perfil nasal.


A diferencia de otras cirugías de carácter estético, las características y el tipo de técnica a realizar, son personalizadas, en base a las características de cada paciente y a sus expectativas, por esto mismo, es fundamental encontrar un médico cirujano certificado que busque trabajar en equipo con el paciente para, entre los dos, buscar el resultado ideal para cada persona.


La nariz es una estructura compleja del rostro y a pesar de su simple apariencia, en realidad, está formada por múltiples cartílagos, huesos y tejidos elásticos como la piel y grasa que le confieren características particulares cuyo propósito final es el de transportar, adecuadamente, el aire que respiramos, calentarlo y humedecerlo para poder oxigenar nuestros pulmones de la manera más eficiente.


Modificaciones a estas estructuras por el paso del tiempo, golpes o anormalidades durante el crecimiento y desarrollo, pueden afectar estas características y generar problemas de respiración, normalmente apreciadas como dificultad al paso del aire y respiración nasal o, bien, simplemente pudieran generar una insatisfacción cosmética de la forma de la nariz y, por lo tanto, del rostro mismo.


Les explicamos un poco más respecto a estos problemas y sobre la solución que les ofrecemos a través del trabajo de nuestros médicos especialistas en rinoplastia. Empecemos por platicarles que durante los últimos 30 años, este tipo de procedimientos han evolucionado de manera radical y que la filosofía con la que se aborda una cirugía de nariz ha cambiado totalmente.


En el pasado estábamos acostumbrados a ver técnicas agresivas, realizadas siempre bajo anestesia general y con el temido uso de tapones nasales, normalmente modificando estructuras importantes de soporte de la nariz que generaban, en muchos casos, alteraciones difíciles de corregir e, incluso, problemas en la función respiratoria nasal.


Nos hemos adecuado a las nuevas tendencias de aplicación de anestesia local con sedación para la cirugía estética, manteniéndonos a la vanguardia y logrando múltiples beneficios, el primero de ellos es el de lograr una cirugía local en donde solo se adormece la región de la nariz, lo que conlleva una cirugía indolora y sin la necesidad de una anestesia general, lo que también disminuye los riesgos asociados a este tipo de anestesia.


En segundo lugar, tratamos siempre de cuidar y mantener la integridad de los cartílagos y tejidos que mantienen la estructura de la función respiratoria para evitar las complicaciones que ocurrían con las técnicas anteriores, como pueden ser los colapsos de los cartílagos, pellizcamientos de la punta de la nariz o alteraciones respiratorias asociadas al manejo del tabique nasal.


En tercer lugar, hemos cambiado la forma en que se colocan los tapones nasales: en muchos casos, incluso hemos logrado el no colocar ningún tipo de férula dentro de la nariz, lo que genera una mejoría en la recuperación de la rinoplastia, tanto en tiempo como en las molestias mismas. Aún así, en caso de necesitar colocar algún tipo de fijación dentro de las fosas nasales nosotros colocamos férulas especiales de silicón grado médico que son considerablemente más cómodas y eficientes, por lo que durante la recuperación, las molestias se reducen al mínimo.


Pero todo esto no tiene ningún valor si no tomamos en cuenta la parte más importante de todo el proceso, esto es, usted mismo, como paciente y lo que busca lograr con su nariz; para nosotros es fundamental la comunicación y tratar de entender las modificaciones que le gustaría realizar a su nariz, para, entonces, planear juntos el tipo de cambios a efectuar, con el compromiso de nuestra parte de explicar las posibilidades reales de la cirugía y así no generar falsas expectativas.


Posteriormente, una vez analizado cada caso y realizado el procedimiento, viene la etapa de recuperación en donde la cicatrización de cada persona y los cuidados en casa, aunados a las cuatro o cinco consultas que llevaremos a cabo, serán básicas, ya que, cada semana, evaluaremos el progreso de la nariz para evitar complicaciones y alcanzar el objetivo final.


En cuanto a los tiempos de recuperación, se debe considerar una semana en casa previa a la reincorporación de sus actividades laborales normales. El humo de tabaco, leña o carbón, esfuerzos grandes y acudir a lugares concurridos está contraindicado, asimismo, debe evitarse, durante tres semanas, todo ejercicio y la exposición directa al sol.


La rinoplastia aún realizada con nuestra técnica sigue considerándose una cirugía como tal y es importante tomar en cuenta siempre las implicaciones de la misma, por eso, siempre la comunicación para nosotros es de vital importancia y buscamos que usted tenga toda la información respecto a lo que vamos a trabajar con su nariz y lo que puede esperar en su recuperación.


Muchas personas nos preguntan respecto a las complicaciones a las que estamos expuestos con esta cirugía y, afortunadamente, podemos decir que estos problemas son raros, pueden existir casos de infección de las heridas, sangrado, problemas durante la cicatrización de los tejidos e, incluso, alguna reacción alérgica a los medicamentos, situaciones que se pueden corregir favorablemente durante las consultas de revisión.


La rinoplastia es una cirugía cuyo propósito es el de mejorar la función y la estética misma de la nariz mediante el uso de técnicas quirúrgicas específicas que han evolucionado durante varios años para, cada día, lograr un mejor resultado y un mayor nivel de satisfacción del paciente.



7 vistas0 comentarios